Obesidad durante la menopausia, ¿cómo luchar contra ella?

Todos sabemos que la menopausia no es una etapa fácil. De hecho es una de las etapas críticas en la vida de la mujer. Durante la menopausia, el aumento del peso o el agravamiento de la obesidad tienen una mayor prevalencia. En Menuprot somos expertos profesionales y sabemos de qué forma ayudarte durante la menopausia.

Las causas de este problema son principalmente los desequilibrios hormonales comunes en época de perimenopausia, menopausia y climaterio. Estos desequilibrios derivan, a su vez, en alteraciones metabólicas.  Como por ejemplo, la disminución en el gasto calórico: comiendo lo mismo que comíamos antes somos mucho menos eficientes en “quemar” las mismas calorías.  Por otro lado, la disminución de los estrógenos produce un cambio en el patrón de distribución del tejido graso. Esta disminución de estrógenos favorece su depósito en la zona central del cuerpo -llamado patrón andrógino-.

A priori, tendemos a pensar que lo peor de esta situación es la masculinización de la silueta, pero no. El aspecto mas negativo es  el aumento de la grasa visceral, que facilita el desarrollo de la resistencia a la insulina y tiene consecuencias clínicas como alteraciones del metabolismo de los hidratos de carbono y la aparición de diabetes tipo 2. También se relaciona con la hipertensión arterial y el aumento de niveles nocivos de colesterol, lo cual aumenta  el riesgo cardiovascular. Además, en el caso de la mujer y particularmente en esta etapa, el aumento del tejido graso está asociado a un aumento del riesgo de cáncer de mama y de endometrio.

Según lo establecido oficialmente, “La obesidad se caracteriza por el exceso de peso como consecuencia del aumento de la grasa corporal. Una persona es considerada obesa cuando su índice de masa corporal es superior a 30 kg/m²”

Si tenemos en cuenta que la obesidad debe ser tratada como una enfermedad crónica y que su tratamiento ha de plantearse a largo plazo, el objetivo principal es hacer una pérdida de peso de “calidad”, esto es: adelgazar perdiendo masa grasa y manteniendo la masa magra para disminuir el riesgo de las numerosas enfermedades asociadas al exceso de grasa corporal.

Una vez finalizado el proceso de adelgazamiento, es fundamental un cambio en el estilo de vida que permita el mantenimiento del peso perdido a lo largo del tiempo. Estos cambios en el estilo de vida, incluyen la necesaria actividad física. Elijamos una actividad que podamos incluir fácilmente en nuestra rutina de manera que aseguraremos su cumplimiento diario. Caminar a paso ligero todo lo posible y consultar con un experto para que nos paute una tabla de ejercicios adaptada a nuestro nivel de esfuerzo y condición física, son dos acciones que nos llevarán a mejorar nuestra salud,nuestra capacidad de movimiento y fuerza y de paso, vernos y sentirnos mejor.

En Menuprot te ayudamos

Nuestros dietista-nutricionista te ayudarán a mantener una alimentación equilibrada y un peso adecuado. El test genético Menuprot.Gen permite diseñar un tratamiento personalizado para ti. Contáctanos en infoiberia@menuprot.com o llámanos al 919 042 222 y te informaremos sin compromiso.