Los efectos de las grasas trans en tu organismo

¿Conoces el efecto de las grasas trans en tu organismo?

Probablemente hayas escuchado hablar de las grasas trans. Pero ¿te has preguntado de dónde vienen, en qué alimentos se encuentran y qué efecto tienen?

La verdad es que pueden tener consecuencias graves para tu salud y se encuentran en más alimentos de los que piensas. Te suena haber leído en el etiquetado de los alimentos: “aceite parcialmente hidrogenado” o “grasa vegetal hidrogenada”. Sigue leyendo para conocer más.

La conversión de aceites naturales en grasas sólidas

Las grasas trans (AGT) son ácidos grasos insaturados que mediante un proceso industrial llamado “hidrogenación”, convierte los aceites vegetales en grasas sólidas. Este proceso, que beneficia las cualidades de textura y estabilidad de los productos comestibles procesados, perjudica enormemente la salud si se consumen frecuentemente.

Margarina, bollería y panificables industriales, helados, aperitivos dulces y salados, son algunos ejemplos en los que se utiliza este tipo de grasa alejado de su origen y apariencia natural. Las grasas trans también se encuentran en pequeñas cantidades en los músculos y sobre todo, leche de los rumiantes, de ahí que deba moderarse el consumo de mantequillas y natas.

¿Qué pasa al ingerir grasas trans?

Después de ser ingeridas, las grasas trans pasan a la sangre, se incorporan a membranas de las células y evitan que otras moléculas se adhieran a ellas. Entre esas, el colesterol, que termina libre y sus niveles en la sangre aumentan. También aumenta el nivel de triglicéridos en la sangre. Estas consecuencias a medio plazo frecuentemente derivan en enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Además de aumentar el colesterol malo (LDL), reducen el bueno (HDL), dando como resultado la acumulación del colesterol en las arterias y el aumento de riesgo de cardiopatías o accidentes cerebrovasculares.

Buenas prácticas frente a las grasas trans

Las grasas trans son un factor que resulta preocupante para organizaciones que velan por la salud de la sociedad. Por eso, en Estados Unidos su uso está prohibido en productos alimenticios. Sin embargo, en Europa aún son permitidas. La Organización Mundial para la Salud (OMS) recomienda un consumo de grasas trans que represente menos de 1% del aporte energético alimentario diario. Lo que se traduce en menos de 2,5 o 3 gramos de grasas trans al día.

Cómo detectar las grasas trans en el etiquetado de los alimentos

Así pues, resulta de gran importancia comprobar el etiquetado de los alimentos prestando especial atención a la cantidad de este ingrediente que aparecerá indicado como “aceite parcialmente hidrogenado” o “grasa vegetal hidrogenada”. Evitar o disminuir en gran medida el consumo de estas grasas puede ayudar a evitar la aparición de numerosos problemas de salud.

En Menuprot te ayudamos

Nuestros dietista-nutricionista te ayudarán a mantener una alimentación equilibrada y un peso adecuado. El test genético Menuprot.Gen permite diseñar un tratamiento personalizado para ti. Contáctanos en infoiberia@menuprot.com o llámanos al 919 042 222 y te informaremos sin compromiso.

 

2019-07-31T07:06:22+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies