Comer con ansiedad

Controla el apetito y la ansiedad

Cada vez son más las personas que sufren trastornos de la conducta alimentaria ocasionados por el estrés y la ansiedad. Probablemente tú te has encontrado con alguna de estas situaciones:

  • Estás aparentemente tranquila, sentada viendo TV y de repente sientes la necesidad de comer algo.
  • Estás ocupada o concentrada en alguna tarea y surge el deseo de asaltar la despensa en busca de tus chuches.
  • Te sientes triste y desmotivado, no tienes hambre pero piensas insistentemente en tu paquete de galletas favorito.Casi con seguridad, lo que te apetece comer es o muy dulce o muy salado y graso… a casi nadie le asalta la repentina necesidad de tomarse un bol de ensalada o un bistec a la plancha… lo quieres comer en esos momentos es la  llamada «comida confort» (confort foods): chocolatinas, helados, patatas fritas, galletas, bollitos, palomitas de maíz, etc. Se les llama comida confort porque nos hacen sentir bien, aligeran el estrés y la ansiedad solo durante unos momentos pero nos hacen acumular grasa persistentemente. ¡El precio que pagamos por estos breves instantes de placer es muy alto!

¿Y por qué sentimos placer al comer especialmente alimentos grasos y dulces?

Porque liberamos dopamina, un neurotransmisor vinculado al centro de recompensa y placer del cerebro que ya estaba en marcha durante nuestros primeros días de vida.
La leche materna contiene proteínas, pero sobre todo azúcares y grasas en una proporción aproximada del 40% y 50% respectivamente, la misma proporción de estos macronutrientes que podemos encontrar en la mayoría de bollería y pastelería industrial y otros productos procesados que están diseñados por la industria alimentaria para proporcionar placer al paladar y con ello activar el centro de recompensa cerebral generando la ya conocida adicción a la comida procesada.

Obviamente, los azúcares y la grasa de la lecha materna no tienen nada que ver con los utilizados por la industria alimentaria, y si además tenemos en cuenta que un recién nacido necesita una gran cantidad de estos macronutrientes para su desarrollo, en un individuo ya desarrollado, esos porcentajes resultan más que excesivos, dañinos.

Cómo reducir la ansiedad por comer compulsivamente

1º- Identifica tu estado emocional: solo con ser consciente de que tienes ansiedad, tristeza, aburrimiento o desmotivación, pondrás distancia y ejercerás aunque sea, cierto control sobre el problema. Te lo pensarás mejor antes de comer lo que no debes, sobre todo si tienes en cuenta de que es mayor el perjuicio que el beneficio.

2º- Bebe: agua e infusiones como la manzanilla, la tila, el té matcha. Si esto te aburre, prueba con agua con gas, hielo y una rodaja delimón y o/menta. Prueba a hacer tus propias aguas aromatizadas enriquecidas con pieles de frutas. En el momento que comienzas a beber, la compulsión por comer disminuye.

3º- Potencia tu autoestima: el amor por uno mismo deriva en respecto por el propio cuerpo y el rechazo a las conductas perniciosas. Si lo consideras necesario, busca ayuda especializada.

4º- No compres lo que te perjudica: haz un pacto contigo mismo para no adquirir lo que sabes que no debes comer. Llena tu cesta de la compra de vegetales, frutas, frutos secos sin procesar ​y preferentemente con cáscara, y proteínas también sin procesar: huevos, carnes, pescados, y lácteos de calidad.

6º- Come cinco veces al día e incluye proteína en cada una de las comidas. Esto ayudará a tener estables los niveles de insulina y evitar el picoteo automático. Si no sabes como hacerlo o cual es la cantidad adecuada para ti, consulta con un nutricionista.

7º- Haz ejercicio físico: mejora la composición corporal, si se hace con moderación alarga la expectativa de vida, previene la pérdida de masa muscular y libera endorfinas (las moléculas del bienestar).

8º- Para finalizar, lo repetimos: trabaja tu autoestima, quiérete, no traiciones tu salud ni tu bienestar por una bolsa de grasa y azúcar.​

En Menuprot te ayudamos

Nuestros dietista-nutricionista te ayudarán a mantener una alimentación equilibrada y un peso adecuado. El test genético Menuprot.Gen permite diseñar un tratamiento personalizado para ti. Contáctanos en infoiberia@menuprot.com o llámanos al 919 042 222 y te informaremos sin compromiso.

 

2019-07-31T06:51:37+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies