Cómo estar en forma si no puedes practicar ningún deporte – Menuprot

Cómo estar en forma si no puedes practicar ningún deporte

Blog / Sin categorizar

Cómo estar en forma si no puedes practicar ningún deporte

Existen conceptos e ideas que resulta positivo recordar si quieres estar en forma y adelgazar. En primer lugar, todo movimiento supone, en sí, un gasto energético. Todos los movimientos diarios que realizamos es lo que conocemos como actividad física. Pero en la mayoría de los casos es insuficiente.

Así lo demuestran numerosos estudios sobre sedentarismo en la población española y los perniciosos efectos para la salud que ocasiona la falta de movimiento. Si nos ponemos a pensar en nuestras rutinas semanales, (dormimos 8 horas, trabajamos sentados otras 8 horas y vemos la tele entre 1 y 2 horas), en total, pasamos 18 horas al día en las que nuestro cuerpo no se mueve.

Crear hábitos con el ejercicio físico.

Existen diferentes opciones para realizar ejercicio físico sin hacer deporte. A priori parecen lo mismo, pero no lo son. Puedes hacer ejercicio en casa usando como pesas botellas de agua o botes de legumbres. Sustituir el ascensor por las escaleras, bajarte una parada antes, recorrer el resto del camino andando… Son ejemplos de pequeños cambios de hábitos que resultan beneficiosos.

También tienes opciones dentro de la oficina, como pasear mientras tienes conversaciones telefónicas y levantarte 5 minutos por cada hora que estés sentado. En definitiva, son muchas las alternativas que hay a nuestro alcance para incrementar el gasto calórico y mantener activo nuestro cuerpo.

Por supuesto, el deporte supone un ejercicio físico, pero no necesitamos ser expertos en ninguna disciplina deportiva para ayudar a que nuestra salud mejore. Lo fundamental es crear un hábito en tu actividad física diaria. Basta con desarrollar el ejercicio que te resulte más cómodo o divertido y convertirlo en algo que, con el tiempo, no te suponga ningún esfuerzo realizar a diario. Quizás hacerlo con la música que te gusta de fondo ayuda.

Mejorar la salud y el bienestar.

Recuerda que la alimentación es fundamental mientras estableces unos hábitos de ejercicio. Todos los estudios han demostrado científicamente que combinar una correcta alimentación con ejercicio físico, de corta o larga duración, contribuye a establecer bienestar mental, mejorar la autonomía de la persona, la memoria o la rapidez de ideas. Por otra parte, también ayuda a promover sensaciones como el optimismo o la euforia, al tiempo que se mejora la autoestima. Además, previene enfermedades como la osteoporosis, la hipertensión, la diabetes, la dislipemia, el cáncer etc.